La CEV premia a Virosque

La CEV premia a Virosque, Hotel Alameda Valencia y SIMA por sus buenas prácticas en seguridad

VALENCIA. Comercial Virosque S.L., Hotel Alameda Valencia, S.L. y SIMA Servicios Integrales Alonso S.L. han sido las empresas galardonas hoy en la octava edición de los Premios LLUM que cada año concede la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para reconocer el «compromiso de los empresarios con la prevención de riesgos laborales y su integración en la gestión como fórmula para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y la propia competitividad de la empresa».

Según informó la patronal en un comunicado, el jurado de los Premios LLUM falló por unanimidad conceder el premio en la categoría Trayectoria Empresa Segura a Comercial Virosque y Hotel Alameda Valencia. En la categoría Trayectoria Empresa Segura-Pyme el premio le ha correspondido a SIMA Servicios Integrales Alonso.

En la apertura del acto celebrado este jueves, el presidente de la CEV, Salvador Navarro, ha recordado que ahora se cumplen veinte años de la publicación de la ley de prevención de riesgos laborales y es éste buen momento para demandar al Gobierno valenciano un compromiso firme con la prevención que tenga su reflejo en los presupuestos de la Generalitat.

Navarro ha destacado que en 1999 el índice de incidencia de siniestralidad en Comunitat Valenciana se situaba en el 9,75% y en 2014 en el 2,72. “Hemos conseguido situar a la Comunitat en tasas de siniestralidad no sólo de las más bajas de España, sino de Europa” ha asegurado.

Así y todo, el presidente de la CEV no ha obviado el repunte de los índices de los últimos trimestres lo que, en su opinión, debe ser un acicate más para las administraciones públicas, servicios de prevención, empresarios y trabajadores para seguir consolidando y mejorando las condiciones de seguridad y salud en los centro de trabajo.

“Una actividad preventiva eficaz contribuye a mejorar la salud de los profesionales en los centros de trabajo y constituye, por tanto, un valioso factor de competitividad para la empresa y produce beneficios a la sociedad en general, traducidos en un ahorro de costes para el sistema público de protección sanitaria nacional que si es deseable en cualquier momento del ciclo económico, se antoja necesario para contribuir al empuje y despegue de nuestra economía y prosperidad social”, ha concluido.